Rolando Becerra Dot Com

Your source for the most unique perspective on news, politics, culture, sports and music from the US and Latin America

Espuelas y su muro...y su gente.

Sun, 02/24/2013 - 09:42 -- rolando

 

Saludos, como Espuelas me tiene bloqueado y no uso perfiles falsos, estoy usando a otros para publicar lo siguiente en su muro. Les sugiero que lo impriman rápidamente porque Espuelas lo borrará en el instante que lo vea. Pero me gustaría que lo leyera antes.

 

 

 

Sigo asombrado con esta gente que sigue a Espuelas. Espuelas no me sorprende. Es un oportunista que está aprovechando su momento. Pero este sujeto desinforma y engaña y esconde sus motivaciones y propósitos. Y es ese el problema principal.

Es problemático porque la inmensa mayoría de la gente que lo escucha es obviamente de muy limitada escolaridad y sin la capacidad de poder procesar información.

En este ensayo les ofreceré algunos ejemplos, también, de lo que escriben esta gente en el muro de Facebook de Espuelas.

¿Y quién soy yo para opinar sobre esto? ¿Y por qué lo hago?  Fácil.  Me da la gana y puedo.

El Culto a la personalidad: La adoración y adulación excesiva a un caudillo o líder carismático. Nikita Krushchov, líder de la Unión Soviética en 1956, uso la frase para denunciar a Josef Stalin. Pero el término puede aplicarse retrospectivamente a Hitler, Evita Perón, Franco Mussolini, Mao y otros. De más reciente factura, Fidel Castro, Che Guevara, Ho Chi Minh, Duvalier, Arafat, Hugo Chávez y Barack Obama.

Criticar a Obama (o incluso a Espuelas) genera una reacción algo irracional entre ustedes. Y eso es una clara característica del culto a la personalidad. Esta “enfermedad” hace que los seguidores no vean defecto en el líder. Criticarlo es un crimen. Aquel que se atreve a criticarlo es condenado. Se pierde la razón y la lógica para defender al líder. Miren a su alrededor y miren hacia Venezuela y hagan un recuento del pasado y se darán cuenta que tengo la razón. Abran sus mentes y consideren la posibilidad de que Obama no es perfecto. Consideren la posibilidad de que no todos los que se oponen a Obama son seres sub humanos sin consciencia.

 

 

Espuelas es un tipo extraño. Según algunos, alcanzó la cima y logró un gran éxito con algo que se llamó Starmedia, un portal en internet para hispanos. Se le consideró un gran innovador y aun joven acumuló fama y fortuna y lo describieron como un Bill Gates latino y uno de los más influyentes jóvenes empresarios en su momento. Pero aparentemente quiso mucho más y resultó ser un fracaso. Lo perdió todo y también causó que muchos perdieran también. Fue acusado de violaciones a las leyes de inversión de Estados Unidos y arregló el caso pagando una fuerte multa y aceptando ciertas condiciones. Todo esto es información pública. Es posible, supongo, que este fracaso, este colapso haya afectado a Espuelas. Sin embargo, esto no explica que se haya embrutecido de tal manera. Esto no explica su reciente comportamiento. Espuelas esta fanatizado con Obama; sufre de ese mal común en muchos miembros de la negrería/gentuza/indiada/basurablanca. Para esta gente, Obama es la perfección humana convertida en político. Obama no comete errores; Obama no se equivoca. Obama es Dios. Para ellos todo lo que Obama propone y apoya es lo correcto. Aquellos que nos oponemos o criticamos a Obama somos ignorantes, extremistas, radicales, hijos de puta. Y, por supuesto, racistas. Recuerden, todo el que se opone a Obama lo hace porque Obama es negro.

¿Van entendiendo esto? Facundo Cabral dijo alguna vez que él le temía a los pendejos porque eran muchos y elegían presidentes. Bien, ahí tienen el ejemplo. Facundo tenía razón. Obama es presidente.

Pero volvamos a Espuelas y sus oyentes/seguidores. Espuelas resurgió de su fracaso con una evidente frustración que ahora lo impulsa. Culpa al establecimiento financiero de ese fracaso. Responsabiliza a políticos y empresarios de tendencia conservadora de todos los males del mundo, especialmente los males de Espuelas. No sé si se trata de una especie de venganza moral según la mente atrofiada de este pobre comemierda. Es posible. Espuelas no tolera que se rechace su criterio u opinión. Él tiene la razón, y punto. Gusta de citar fuentes periodísticas y encuestas para apoyar sus posiciones. Fuentes y encuestas que por supuesto que el busca para apoyar sus posiciones.

 

 

Sigo intrigado por el tono de los que aquí escriben. Son agresivos, intolerantes y vulgares. ¿Es eso un reflejo de esta gente en general? ¿Son estos más gentuza que gente? ¿Chusmas?

Muchos parecen carecer de la más mínima preparación académica. La gramática y la ortografía son horrorosas. Y eso se aplica a la inmensa mayoría. Otros presumen de una excelente academia, pero no pueden ocultar su resentimiento.

Otro factor que parece ser aplicable a la mayoría es esa absurda tontería del separatismo. Da la impresión que quieren crear un nuevo país dentro de nuestro país. O peor aún, transformar totalmente a Estados Unidos para reemplazarlo por algo totalmente contrario a nuestra historia y nuestras tradiciones. Está bien eso de respetar otras culturas pero no de eliminar la nuestra. Algo que nos ha caracterizado siempre es que el excepcionalismo americano ha sido defendido y protegido generación  tras generación y todas las “inmigraciones” se han adaptado, se han asimilado a nuestro sistema. Pero ahora se nota que esta “comunidad hispana contemporánea” no seguirá esos pasos. Aquí en este muro se lee mucho eso de “nosotros los hispanos” y se lee de “ellos” como si existiera una rivalidad y una confrontación entre dos bandos. Y esos “ellos” son los conservadores o cualquiera que se atreva a expresar una opinión contraria a los intereses de esos de ustedes que abogan por esta separación.

Y, lamentablemente, tengo que aceptar derrota. Todo parece indicar que ustedes se apoderarán del país y lo transformarán. Ese es el objetivo, ¿no? Pero, ¿Cuál será el resultado final de esa transformación?

El índice de deserción escolar en su “comunidad” es alto. ¿Cuántos de ustedes o sus hijos ingresan a la universidad? Realísticamente, ¿cómo  ven ustedes ese futuro? Yo estoy atento a la calidad de su comunidad. He sido parte de esa comunidad. He tratado de promover interés en la educación y la inmersión. Y no solo por adquirir títulos universitarios impresionantes o por conveniencia colectiva. La educación debe ser también n una herramienta para la prosperidad individual, no solo para “contribuir” a la sociedad. ¡No! Nuestra nación siempre se ha caracterizado por un fuerte individualismo (rugged individualism). Es nuestro lema, nuestra identidad. Eso significa que cada uno de nosotros tiene el derecho y la responsabilidad de lograr nuestras metas y alcanzar el sueño americano sin interferencia del gobierno federal. El gobierno no debe jamás involucrarse en nuestras vidas, especialmente en nuestra economía. Es obvio que para ustedes el gobierno es vital para su progreso. Ustedes gritan discriminación con mucha facilidad. Ustedes exigen programas para facilitarles su “éxito colectivo.” Ustedes hablan de grupo, nosotros pensamos en el individuo. Ustedes dicen ser hispanos. Nosotros somos americanos. Y no me refiero al continente.

************************************************************************************

Aquí los demócratas son todos buenos y los republicanos son todos malos. No parece haber espacio para otra posibilidad u opción. Y en especial parece haber un rechazo total a los tea parties. Aquí en el muro de Espuelas no hay movimientos en plural. Aquí solo se escribe de un Tea Party en singular. Esto provoca una reacción irracional entre los mureros aquí. El Tea Party es satanizado al máximo. El Tea Party es el coco que vendrá y se comerá a todos y se robará a los niños. Pero los Tea Parties no son como aquí se les describe. Estos movimientos son consecuencia de los abusos del gobierno federal. El pueblo se cansa del fraude y la corrupción. Ustedes deberían informarse más sobre esto. Quizás se sorprendan y lleguen a estar de acuerdo con muchos de los puntos que promueven los tea parties. Nuestro punto principal es reducir el tamaño del gobierno; eliminar la innecesaria duplicidad de agencias; limitar el gasto público. En eso tengo que pensar que ustedes estén de acuerdo. Con excepción de los que son carga y quieren seguir viviendo si trabajar y sin contribuir. ¿Se han puesto ustedes a pensar por que Obama se opone tanto a la reducción de gastos?

*********************************************************************************

La desinformación y el engaño abundan en este muro. Y los borreguitos siguen el sonido de esa flauta.

Yo no conozco a Espuelas. Se muy poco de este sujeto. No sé cuáles son sus motivaciones, inclinaciones o planes. No soy psiquiatra o psicólogo para pretender que entiendo la conducta de otros seres humanos y no tan humanos. Pero a mis 64 años y una abundancia de millas caminadas, puedo suponer mucho y especular más. Además, me divierto jodiendo y haciéndole la vida imposible a ignorantes y comemierdas. Y, créanme, en este muro abundan de los dos. Pero no me mal interpreten. Mi intención es noble, de veras. Yo quiero salvarlos; quiero ofrecerles otra opción.

Es evidente que muchos de ustedes dependen de alguien para su información. Aunque ustedes griten lo contrario, la realidad es que ustedes no son capaces de desarrollar su propio criterio. Solo tengo que leer eso de, “gracias, Fer, por darnos tanta información. “Fernando, eres maravilloso, que haríamos sin ti.” “Te quiero, Fer, gracias por apoyarnos y ser nuestro guía.” “Fernando, eres un orgullo hispano.” Causan nauseas. Atrévanse a leer lo que ustedes escriben y se darán cuenta de esa dependencia. Y lo más interesante es que Espuelas solo publica enlaces a otros sitios. Espuelas gusta de ofrecerles artículos del New York Times y del Washington Post y de Huffington Post y político.com y del Cato Institute y cuanta encuesta satisfaga sus intereses, cuales quiera que estos intereses sean. El internet, al igual que un pedazo de papel, aguanta todo lo que se escriba. Él les llama “hechos” no opiniones y le gusta esa palabrita, factual.  Pero la realidad es que por cada dato factual que Fernando ofrece, se puede encontrar uno totalmente opuesto. Eso se llama manipular la información. Si se hace deliberadamente con la intención de desinformar o engañar, entonces tenemos un grave problema de ética y probablemente legal y definitivamente moral. Espuelas jamás revela nada personal. Les dice que los ustedes quieren oír.

Yo quiero pensar que ustedes son pocos aquí en el muro de Espuelas. El programa de radio de Espuelas no tiene índices impresionantes de oyentes. Sin embargo, el hecho de que Obama recibió el 71% del voto “hispano” me hace pensar que si hay un número substancial de personas que caen en esta categoría de dependientes de demagogos y charlatanes. Eso me preocupa. No por mí, ya yo no tengo que prestarles atención a tontos útiles o inútiles. Por mucho daño que ustedes puedan causar, yo no voy a vivir tantos años. Esta transformación de mi país será gradual. Tendría yo que vivir unos 30 años más para sufrir los efectos. Y no creo que ni siquiera me interese vivir tanto. Pero yo tengo hijos y nietos y yo si amo a mi país, su historia, su cultura y sus tradiciones. Por supuesto que ustedes me están mentando la madre ya desde hace varios párrafos. Claro que ustedes están gritando y protestando que esto no es cierto, que esa no es la intención. Que ustedes son buena gente y Fernando Espuelas es un buen hombre. Y que todo este cambio es para el bien de todos. Yo creo que la mayoría de ustedes son nobles. Son gente buena y con buenas intenciones y con necesidades reales y hasta algunos ya están comenzando a amar a Estados Unidos. No estoy del todo seguro sobre algunos porque noto mucho resentimiento anti americano. Y de Espuelas, no tengo la menor idea. Espuelas es un enigma. Y además, yo no confío en alguien que no tolera puntos de vistas opuestos.

También hay mucha gente irrespetuosa aquí. Tan pronto surge alguien con algo de crítica o una opinión diferente, comienzan los ataques personales. No atacan la idea o la opinión, atacan a la persona que las expresa. Eso es típico de gente sin criterio que temen perder lo que sea que han obtenido aunque no hayan obtenido nada.

 

 

Espuelas lo sabe todo. Espuelas ha convencido a un reducido grupo de infelices que él les puede iluminar sus vidas con tanto conocimiento. Gente, ¡despierten! Espuelas es un conductor de programa radial hablado (en inglés, talk show host). Yo fui eso precisamente y con mucho más éxito y prominencia que Espuelas. Y mi programa nunca fue nacional. Estuve limitado a Texas. Pero lo hice por casi 40 años y la evidencia está ahí para ser analizada. Se de lo que escribo; nadie me lo contó. Espuelas es uno del montón, quizás ni eso. Cuando hayan pasado los años, pregúntenme. Ahora, debo aclarar algo. Algunos de nosotros sabemos entretener. Rush Limbaugh es el maestro de eso. Hannity es un hipócrita con mucha suerte. Y los demás de corte conservador no merecen ni una mención. Los izquierdistas no saben entretener; son muy agrios. Espuelas pertenece a este grupo. Se toman muy en serio; creen que son importantes. Tienen un ego gigantesco pero no saben usarlo. Rush es la única superestrella del gremio. No se toma en serio y hace reír. Entretiene. Espuelas, además de amargado y resentido, es pedante.

Pero un considerable número de esos que le escuchan por radio y le leen en Facebook están convencidos de que sabe lo que dice. Pero, atrévanse a ser inteligentes por un momento (sé que es difícil para muchos de ustedes, pero hagan el esfuerzo). Espuelas no responde preguntas; Espuelas usa “links” para expresar algo. ¿Qué saben ustedes de Espuelas? Muy poco o nada. Espuelas no se atreve a un debate sin notas, sin internet, sin esos links, sin sus encuestas. Yo lo reto. Pero esperare sentado.

Espuelas, cuando le es conveniente, miente o aplica eso de las medias verdades. Más fácil que responder preguntas. Y yo he leído cualquier cantidad de preguntas sin responder en su muro.  Y con frecuencia desaparece. Y de inmediato salen a su defensa sus hordas de seguidores ciegos que no cuestionan en nada lo que otros afirman. Solo lo que Espuela diga o escriba es válido y legítimo. Los que critiquen a Espuelas lo hacen por envidia. ¿Envidia? ¿Qué tiene este pobre diablo que alguien pudiera desear? ¿Un programa de radio en Univision? ¿En serio? ¿Ustedes realmente creen que eso es algo envidiable? Bueno, pensándolo bien, no debe extrañarme que algunos de ustedes crean que eso es algo importante. Yo soy de esos que reserva la lastima para casos extremos. No me hagan tenerles lastima, ¡por favor!

 

 

Espuelas parece tener una fijación enfermiza en Marco Rubio (mmm, hablando de envidia). Y ha hecho que ustedes borreguitos se unan a la fijación colectiva. Espuelas sataniza a los republicanos y glorifica a los demócratas. Espuelas especialmente adora y venera a Obama. Ustedes señalan a Rubio como un traidor. ¿Traidor a qué? No me vengan con esa mierda de la causa. ¿Qué causa? ¿La causa hispana? Yo quisiera que alguien me explicara qué es eso. Pero temo que muchos responderán que es promover la hispanidad en Estados Unidos y luchar por los derechos de los hispanos/latinos. Y yo voy a enfermarme del estómago. Los llamados hispanos de Estados Unidos (si son ciudadanos estadounidenses) ya tienen todos sus derechos garantizados. Estados Unidos no es un país tercermundista. Aquí tenemos leyes y esas leyes no son para nadie en particular o para un grupo en particular. Esas leyes son para todos y deben respetarse. Como también debe respetarse nuestra soberanía. ¿No les gusta esa respuesta o comentario? Pues, se pueden marchar por la mismísima puerta por la que entraron.

 

 

Aquí en este muro cuando algún forastero, como yo o alguno de mis soldados, hace una pregunta por sencilla que sea, nos atacan y nos insultan (o al menos tratan) y nos dicen que nos larguemos, que nadie nos invitó. Pero, ahí arriba en el muro dice que Fernando Espuelas es una figura pública. Por lo tanto este es un muro público; un foro para intercambiar ideas. Espuelas invita al público todos los días en su programa de radio a que participen en su página de Facebook. Por lo tanto a mí me invitaron. Y a mis soldados también. Sin embargo nos han bloqueado y no podemos participar. Y si Espuelas dice que lo hizo porque nosotros estábamos promoviendo mi página y mi programa por internet, entonces es más cobarde, resentido y comemierda de lo que yo pensaba. Así que le teme a mi programita de cinco centavos como escribieron varios de ustedes. Supongo que debo sentirme alagado. Pero no, no lo creo. La razón es que no quiere que alguien pudiera contaminarlos a ustedes con lógica y sentido común. Fernando es un wannabe (un quiere-ser) pero sin el talento o la gracia para lograrlo. Entonces recurre a lo único que tiene a su disposición, la demagogia. Y algo que llama mucho la atención, no revela nada de sí mismo.

 

 

También he notado mucho anti americanismo aquí en el muro. Ese resentimiento colectivo que abunda en la llamada América Latina desde la década de los años 60. La izquierda criolla surgió en esa época y desde entonces se ha inculcado mucho esta cuestión del imperialismo yanqui. El inservible e inútil degenerado y mal nacido Gabriel García Márquez, dicen, alguna vez escribió que Estados Unidos sería conquistado desde su interior; que no sería necesaria una invasión. Con frecuencia se oye o se lee que algún imbécil o hijo de puta menciona la reconquista. Aztlán. Algunos lamentablemente lé pasan a sus hijos ese odio. Y si, si es odio. Comienza por resentimiento y alguna pendejada, pero eventualmente llegan al odio. Y yo confieso que les temo. Son capaces de actos irracionales. Y están aumentando. Claro, a medida que esa comunidad aumenta, igualmente aumentan esos sentimientos.

 

 

El nivel intelectual de los que aquí escriben es muy pobre. Yo no pretendo ni siquiera que entiendan lo que yo escribo. Pero quisiera pensar que harán el esfuerzo o permitirán que alguien les explique. No tener una preparación académica no es un crimen o pecado. Lo que sí es un crimen  moral y un pecado es aprovecharse de aquellos que no tienen esa preparación.

 

 

Yo no pretendo saber lo que se debe hacer para arreglar los problemas que afectan a nuestro país. Yo no soy tan pretencioso. Yo no soy Espuelas. Yo tengo más preguntas que respuestas. Pero yo si se algo; de algo estoy plenamente seguro. Obama ha sido una desgracia para nuestro país. Obama tiene planes para transformar a nuestro país. Obama no ha hecho nada que nos beneficie como nación. Su plan de reforma a la salud está diseñado para apropiarse de todo lo relacionado con la prestación de servicios médicos y controlar la industria. Obama quiere convertir al gobierno en la única institución que se necesita. Eventualmente reducir el sector privado y continuar nacionalizando todo. Ese ha sido el sueño mojado del socialismo internacional desde su inicio. Yo sé, ustedes ya están gritando “teorías de conspiración.” Y yo comprendo, ustedes están programados para eso. Ya les señale en otra parte que ustedes no razonan, no tienen criterio propio. Pero, ¿están algunos o algunas de ustedes dispuestos a responder algunas preguntas? ¿Estarían dispuestos a considerar alternativas? ¿Se atreven a cuestionar el pasado de Obama? No se cieguen ni se apasionen, hagámoslo inteligentemente. ¿Se atreven a tener una conversación madura sin la locura tonta que los caracteriza?

 

 

Algo más que me llama la atención son los celos y el resentimiento hacia los cubanos. Para tranquilidad de algunos de ustedes, yo apoyo un cambio a la esa ley de ajuste cubano para limitar el ingreso de más gente al país. Ya en otra ocasión escribí sobre lo que yo creo es una reforma de inmigración justa. (Pueden encontrar esos escritos en ROLANDOBECERRA.COM).  Pero yo no puedo creer que eso es lo que provoca en ustedes ese sentimiento negativo hacia los cubanos. Yo fui cubano. De niño y por muy poco tiempo y ni me acuerdo. Yo fui traído a Estados Unidos de muy niño y crecí aquí. No tengo otra patria. No quiero otra patria. Que quede eso bien claro. Pero yo admiro a los cubanos. A los cubanos de hace 50 años. A los cubanos de mi niñez. A esos cubanos que colocaron a Cuba hasta 1959 en la cima de la prosperidad. Cuba era el país más avanzado (en todos los aspectos) de la llamada América Latina. Y no era, como con envidia dicen algunos una colonia de Estados Unidos. Cuba era lo que era por el ingenio y la intuición y la inteligencia y el sudor de los cubanos. Como gusta decir Espuelas, eso no es opinión, eso es un hecho y factualmente comprobable. Esos cubanos lo perdieron todo y llegaron a Estados Unidos con apenas la ropa que llevaban puesta. Y la ayuda que recibieron fue una Biblia y comestibles. Médicos, abogados, dentistas, empresarios, profesionales de todas las disciplinas, hombres y mujeres de la aristocracia y gente de la clase media abandonaron Cuba con sus hijos huyendo del nacimiento de esa pesadilla izquierdista que posteriormente llevaría terror y guerra a los países de la mayoría de ustedes. Esa gente cubana comenzó a trabajar y luchar por rehacer sus vidas. Y esos médicos y abogados trabajaron parqueando carros en hoteles y esas damas de la aristocracia trabajaron en factorías de ropa y esos profesionales trabajaron en las cosechas de tomate en Homestead, en las afueras de Miami. Con el tiempo y como recompensa de ese esfuerzo, esos mismos cubanos terminaron siendo los dueños de los hoteles, factorías y granjas en las que laboraron. Convirtieron a Miami en lo que es ahora. Y eso, supongo, les jode ma ustedes. Esa inmigración cubana de hace 50 años ha resultado ser la más exitosa en la historia de la humanidad y eso, de nuevo como dice Espuelas, no es opinión, es un hecho. Mi propio suegro, un acaudalado dueño de empresas en Cuba trabajó en la cocina del Hotel Fountainbleau en Miami Beach lavando platos. Irónicamente, mi padre, un soldador, fácilmente encontró trabajo en un ingenio azucarero. Mi familia era clase media en Cuba y siguió siendo clase media aquí. Mi madre jamás tuvo que limpiar casas ajenas o cocinar para otra familia o trabajar, punto. Yo nunca tuve que llorar miseria; nunca pedimos ayuda al gobierno. Esos cubanos de aquel tiempo tampoco pidieron welfare o ayuda de ningún tipo. Lo que hicieron fue trabajar muy duro y prosperaron. Mi suegro y sus hermanos eventualmente abrieron un negocio de víveres y les fue muy bien y gracias a ese éxito, mi esposa y yo y nuestros hijos nos hemos beneficiado. Otros cubanos de aquella época fueron o son aun dueños de gran parte de Miami y sus alrededores. Esos cubanos fueron y son triunfadores admirables que le inculcaron a sus hijos y nietos ese espíritu de triunfo y excelencia. Los hijos de esos cubanos no abandonaban la escuela. Es más, los hijos de esos cubanos fueron a la universidad en índices mayores a cualquier otro grupo. Y lo lograron todo de la misma forma que lograron colocar a Cuba antes de 1959 en la cima de la economía mundial. Trabajando. No quejándose o maldiciendo o lamentándose o exigiendo. Esos cubanos no recibieron educación bilingüe o acción afirmativa o préstamos para esto o lo otro. They did it the old fashioned way. They worked, they earned it, they deserved it. And it was here, in America! Only in America. The land of opportunity. The home of the brave and the free! Yo sé que eso le mortifica a muchos de ustedes. Más que mortifica, les recome el hígado. Les jode que aquella generación y sus hijos hayan logrado tanto solo con esfuerzo y dedicación. Y que se hayan integrado a esta gran nación y la hayan adoptado como propia y esta gran nación los acogiera como hijos. Como la mayoría de ustedes son unos fracasados, el éxito ajeno les mata. Lo siento, como dice su ídolo Espuelas, no son opiniones, son hechos. Look it up!

Quisiera decir lo mismo sobre las siguientes emigraciones de cubanos, pero no puedo. Y no es necesariamente culpa de ellos. Esos que llegaron después se desarrollaron dentro de la nueva Cuba. Fueron el resultado de lo que Castro y Guevara llamaron el nuevo hombre cubano. Si, esos dos “héroes” latinoamericanos que aún  muchos admiran. Esos terroristas y asesinos que tanta tragedia han causado.

Yo sé que ustedes saben que yo sé que ustedes saben. ¿Qué significa eso? Fácil. Lo que ustedes sienten es envidia pero no quieren admitirlo. Me vale lo que ustedes admitan o no. Yo sé. Y ustedes saben.

 

 

Espuelas me tiene bloqueado. Yo jamás usaría un perfil falso. Yo no hago como muchos de ustedes que ocultan su identidad. Yo soy Rolando Becerra. No me escondo de nadie. Estoy dispuesto a dialogar, conversar, hablar, discutir, debatir, gritar, maldecir, mentar madres, interactuar en inglés o en español y en cualquier tono con quien sea donde sea en y cuando sea. Si quieren localizarme, estoy en ROLANDOBECERRA.COM y en Facebook.